Apps preinstaladas

Sí. Todos las conocemos. Esas molestas apps que aparecen cuando empezamos a usar el móvil y que parecen estar ahí para siempre. Pero si el objetivo es conseguir que el usuario compre el teléfono y repita marca, ¿por qué ese interés? Es la pregunta que se hacen en “El Androide Libre” y que hemos traído aquí para intentar contestar a ese dilema que ya pocos se cuestionan. ¿Por qué las apps preinstaladas? ¿Qué ganan las marcas? ¿Y las operadoras?

Tres tipos de apps preinstaladas
En primer lugar hay que hacer una primera diferenciación entre los tipos de apps preinstaladas. Por un lado tenemos las aplicaciones que vienen de serie con Google. Y no en todos los móviles del mercado, ya que por ejemplo Xiaomi (la marca china que de la noche a la mañana se ha convertido en uno de los grandes competidores del panorama) ha decidido no incluirlas dentro de sus equipos. Lo cierto es que puede haber usuarios que no piensen así, pero por lo general las aplicaciones son bastante útiles y se les puede dar mucho uso. Títulos como YouTube para los vídeos, Google Maps para navegar a cualquier parte o Gmail para gestionar nuestras cuentas de correo. En segundo lugar, están las aplicaciones que incluyen los fabricantes. En este caso, su utilidad depende mucho de los gustos personales de cada usuario. Uno de los conjuntos de apps más completos y a la vez más criticados ha sido el de Samsung. Y aún así, la compañía ha conseguido convertirse en el primer vendedor de equipos Android del mercado. Eso sí, la firma ha cobrado consciencia de las molestias que ocasionaban estas apps en muchos usuarios y ha decidido reducir mucho el número y el peso de las aplicaciones que vienen instaladas. Otras firmas son más conservadoras y deciden limitar al mínimo o no incluir apps más allá de Google (como Motorola) para no interferir en el rendimiento general del sistema. Finalmente, tenemos el conjunto de las apps que nos traen las operadoras.Personalmente, suelen ser las más molestas a la hora de usar el teléfono.

Entonces, ¿por qué arriesgarse a molestar a los usuarios?
Precisamente, desde el Androide Libre se llega a una conclusión con la que estamos de acuerdo: porque no supone un riesgo. A la hora de comprar, no damos tanto peso a las apps que lleve de serie un móvil como a su aspecto, sus capacidades técnicas o nuestra experiencia pasada con la marca. De esta forma, es muy raro que un usuario se decante por uno u otro modelo por sus apps. Y al fin y al cabo, si no queremos usar esas aplicaciones basta con no abrirlas. Tenemos la excepcional tienda de Android para encontrar todas las alternativas que buscamos. Y lo mismo ocurre con las operadoras. Estas apps pueden resultar molestas, pero habrá muy pocos casos en los que el usuario decida cambiar de compañía por este asunto. Por contra, es probable que en ocasiones abra una aplicación por curiosidad y termine usándola.

¿Hasta cuándo?
Ya hemos comentado la decisión que ha tomado Samsung de aligerar mucho su colección de apps de serie. No parece descabellado que la firma cree precedente y otras marcas se unan a esta decisión en los próximos meses. ¡Veremos!

 

Vía: El Androide Libre