Batería

A pesar de los avances de los fabricantes en sus baterías, la poca autonomía de los móviles sigue siendo la gran lacra de estos dispositivos. Todavía hoy, parece una utopía mantener el smartphone lejos del cargador cuando llegamos a casa por la noche. Y aunque año a año va mejorando el uso de la batería de los equipos, da la impresión de que hasta que no exista un salto en la tecnología de las baterías no podremos librarnos de cargar el móvil cada poco tiempo. Para ayudarte en esta batalla, te traemos una serie de consejos que te ayudarán a alargar la batería de tu móvil.

 

1. Las conexiones, apagadas si no se usan

Es un consejo muy repetido, pero que olvidamos a menudo. Aunque muchos de nosotros ya mantenemos el Bluetooth y el GPS apagado cuando no los estamos usando, no resulta tan sencillo acordarse de la conectividad WiFi. Y es que cuando salimos de casa con el móvil y nos olvidamos de desconectar esta conexión el dispositivo busca automáticamente nuevas redes a las que conectarse… con el gasto de energía que eso conlleva.

 

2. Utiliza el modo de ahorro de energía de tu móvil

De vez en cuando, no viene mal utilizar el modo de ahorro de energía que viene con tu teléfono. Aunque seamos sinceros, he probado desde hace mucho tiempo este modo en la plataforma Android y lo cierto es que no supone demasiada diferencia frente a un uso normal. Seguramente te resultará más útil contar con una app de terceros o con uno de los modos que han desplegado los fabricantes. Por ejemplo, Sony utiliza un modo Stamina que promete multiplicar hasta cuatro veces la duración de batería. Aunque si queremos una autonomía extrema, el que más ha avanzado en este punto es Samsung con su modo de escala de grises para sus terminales estrella. Claro que no serán muchos los que sacrifiquen los colores de su terminal para alargar su vida útil (conozco personas que sí lo hacen).

 

3. Cierra las apps… Pero sin abusar

Otro de los consejos que nos pueden dar unos minutos e incluso horas extra de batería es liberar la memoria RAM del teléfono de las apps que no estemos usando en el momento. Pero cuidado, si cerramos apps como WhatsApp o Facebook que vamos a volver a abrir en breve se pierde este efecto, ya que el reinicio periódico puede gastar bastante más energía que lo que nos ahorramos al cerrar la aplicación.

 

4. Limita las notificaciones

Reconozcámoslo. Nos gusta estar a la última y recibir todos los mensajes y notificaciones en el momento, pero estas notificaciones son responsables de que el teléfono haga un gasto constante de energía. Si queremos que nuestro móvil dure más, puede resultar realmente útil limitar las notificaciones en aplicaciones como las del correo electrónico para que la app no esté buscando constantemente nuevos mensajes y nos muestre la notificación (por ejemplo, establecer que sólo se busquen nuevos correos cada 15 minutos). Tampoco ayuda la opción de utilizar ventanas emergentes cuando nos lleguen las nuevas notificaciones (algo que por ejemplo ocurre en el WhatsApp).

 

5. Cuidado con el calor

El calor es uno de los peores enemigos de la batería. Las temperaturas altas hacen que el móvil gaste la batería más rápido y pueden llegar a dañar su desempeño en posteriores cargas. Además, un problema en el que solemos caer muchos es utilizar el teléfono móvil de forma continua mientras se está cargando, una práctica que suele provocar que el teléfono suba de temperatura. También resulta descargar una herramienta que controle la temperatura del procesador y que pueda cerrar procesos que no sean necesarios para bajar unos grados.

 

6. No utilices la vibración del móvil

Puede parecer una tontería, pero cada vez que tenemos el modo de vibración encendido y nos llega una notificación supone un gasto extra de energía. Lo mismo podemos decir del sonido del teclado.

 

7. No seas el primero en actualizar el sistema

Sí, queremos ser los primeros en disfrutar de las novedades de una primera versión, pero cuidado. Muchas de estas actualizaciones suelen tener aparejadas un descenso drástico del tiempo de vida útil de la batería, sobre todo en las primeras semanas de haber lanzado una actualización. Lo mejor que puedes hacer es esperar a ver los comentarios sobre cómo está funcionando la nueva versión y en caso de problemas aguantar hasta que se lancen los parches pertinentes.